Adrián, Raúl y su peculiar “primo Álex” se van con las manos vacías