‘Los calzoncillos de la suerte’, el amuleto de Sergio