Carmen y Sheila, al borde del desastre: “La hemos liado parda”