Sergio y Ana echan las edades de los desconocidos “a ojo de buen frutero”