Rellenito y Purpurina consiguen que Alba y Laura no se vayan con las manos vacías