Eduardo y Alejandro llegan entrenados: de pequeños adivinaban la edad de los cerdos