Jonathan y Luis consiguen su objetivo: se convierten en chicos de portada