Cristina logra perder nueve kilos, dejar de sucumbir al chocolate, y ser disciplinada