Estefanía, hundida por los ataques de Itxyar