Alberto, a punto de caer por un barranco