La clave del éxito de los 'Sims' se basa en el consumismo extremo dentro del juego