Leïti Sène sueña con el combo que pueden llegar a forma la música y los videojuegos