La industria de los videojuegos supera la recaudación de la cinematográfica a pesar del fenómeno 'crunch'