Anthem, crónica de la muerte de un juego