Moisés pone “su reino” a los pies de Rosa