Rosa y Moisés, ¿al borde de la ruptura?