Rosa y Moisés sienten el fuego de Cuba