James Arthur demuestra a los chicos de 'Dreamland' que no hay nada imposible