Pablo y sus chicas llegan al Cabo de San Vicente: “Este no es el final, es el inicio”