La Policía, recibida a pedradas