La versión de los okupas: “No queremos problemas, ellas son unas racistas”