María y Estrella, cara a cara con los okupas