Los cargos de confianza cuestan a los españoles 1.000 millones de euros