Eurovegas, una apuesta muy arriesgada