Sheldon Adelsón, el padre de Eurovegas