Los niños, víctimas de la crisis