Hallamos una nueva residencia clandestina