Así operan los estafadores de obras a arte