La Ciudad de la Cultura, una obra cara y de mala calidad