Nuevas víctimas del profesor "obseso"