Uno de los trabajadores de Juan Rodríguez lo denunció por humillar a los niños de su residencia