Jordi se suicidó tras denunciar los abusos