Las 'mulas' transportan la droga dentro de su organismo jugándose la vida