Así es un macrocontrol de alcohol y drogas en Barcelona