Las tasas no solucionan los colapsos