El 'Síndrome de Alexander', una enfermedad incurable