Javier Rodrigo de Santos, el perfil de un adicto