Jesús se queda solo en el globo