Comienza el descenso al infierno