Una cortina rojiza inunda la cueva