Una duna del Gobi, un duro entrenamiento