Entre aplausos y gritos de 'campeones' llegan al campamento base