La primera y difícil prueba