¿Una posesión demoníaca en el campamento?