Los líderes tienen que elegir con quién harán su segunda prueba