Una guionista 'comida' por las pulgas