El castigo al equipo Rojo llega en Katmandú