La continuidad de Teresa peligra