Un japonés, a punto de morir en el Himalaya