Las chicas, inferiores por sus enfrentamientos